Andrés Van Der Horst Álvarez

septiembre 21, 2012 0 Por admin

“Para obtener buenos empleos se necesita empresas competitivas y  personas competitivas”.

Por Providencia Rossi

¿Qué significa la competitividad?

La competitividad  no es  un estado estático, no es un título universitario o nobiliario, de que usted llega a ser competitivo y ya, como si llegara a ser doctor y va a ser doctor, la vida, no  es así, por el contrario es un estado  dinámico que debe mejorarse continuamente, lo importante es que el proceso de mejora no se  detenga o no entre en un proceso recesivo.

En nuestro caso, pese a todas las oportunidades de mejora que tenemos, los compromisos, las amenazas, oportunidades y los retos lo importante es mantener un estado continuo para que el  país sea mucho más competitivo. Cuando digo país, me refiero a un estado y un gobierno que ayude a las empresas a ser más competitivas, con empresarios más competitivos y competentes. 

¿Qué hace a un  gobierno o  empresa  competitiva?

Tener una vinculación hacia el mundo exterior,  en  un país cerrado, el concepto de competitividad no aplica. En la medida  que el país, el gobierno y el sector privado tengan más exposición al exterior, tanto en las exportaciones como importaciones;  vamos a ser mucho más competitivos. 

¿Cuáles herramientas se necesitan para ser competitivo?

Que el gobierno dé las facilidades al sector privado,  asegurando que las reglas del juego  sean claras,   incentivos  productivos, no regresivos; la infraestructura y el tipo de educación sea para fortalecer la capacidad productiva nacional.

¿Está R. D. siendo competitiva?

La República Dominicana ha venido convirtiéndose cada día en un país más competitivo,  eso es innegable y lo evidencia  nuestro  crecimiento, no sólo económico que ha sido reconocido por  organismos multilaterales; sino también con el crecimiento sostenido de las exportaciones, las que este año superarán los 10 mil millones de dólares por primera vez en la historia. Hemos sido competitivos en inversión extranjera, este año van a superar el umbral de los 3 mil millones de dólares, lo que significa que nuestros sectores productivos están siendo  más competitivos, porque el mundo sigue recibiendo bienes y servicios nuestros, porque la inversión extranjera ha visto oportunidades  para invertir, por lo tanto, independientemente de que hayan indicadores que en algunos aspectos nos ponen a prueba a niveles de oportunidades de mejora, es evidente que hemos crecido.

¿Cuáles son los  principales retos de la competitividad, en R. D.?

Los más importantes son:  la energía eléctrica, porque afecta la productividad sobre todo desde el punto de vista de la industria nacional; el costo de energía eléctrica desorbitado, fuera de la competencia internacional,   es un servicio deficiente, es un factor que debe resolverse a corto plazo.

Lo que más afecta es nuestra estructura impositiva y monetaria. Estamos hablando de dos aspectos que pueden afectar mucho, yo diría que la estructura impositiva  nacional le da incentivo a una serie de sectores que ya no necesitan y castigan a otros  que si  necesitan, por ejemplo nuestro sistema impositivo castiga la formación de nuevas empresas, de emprendedores, las pequeña y mediana empresa y beneficia a los grandes.

La estructura productiva nacional ha  cambiado  en los últimos 20 años y los incentivos que tenemos son de una era industrial, no de la era del conocimiento no es sostenible en el tiempo.

Hay que buscar una política nacional que sea más propensa a las exportaciones que a las importaciones.

El más importante de  los retos  es  la educación a todos los niveles , formación técnica profesional que pueda tener un empresario y las capacidades que pueda tener el profesional.

¿Es idóneo el actual Aparato Productivo Nacional?

Tenemos el gran reto de transformar el aparato productivo nacional y la única forma de hacerlo no es comprando maquinarias; sino configurando la mentalidad productiva del  país, y eso amerita una revolución radical desde el punto de vista de la educación. Con el tipo de educación que tenemos será imposible  competir en el mediano y largo plazo.

¿Qué sugiere para lograr transformar la mentalidad productiva local?

La educación que tenemos no sólo en la R.  D. sino en casi todos los países de Latinoamérica, se están cuestionando si su tipo de educación es competitiva. Ellos sienten igual que nosotros que  la educación que tienen no es la que necesitan. Esto  supone que se necesita una revolución, un cambio   de paradigmas desde la conformación de currículo, hasta utilizar elementos mucho más modernos. Eso nos hace más vulnerables frente a las competencias internacionales.

¿Causas para que R.D. no aproveche ampliamente los beneficios de convenios  como el Tratado de Libre Comercio?

El tema de energía eléctrica, la política monetaria y fiscal, la educación. El tema de la competitividad tienen que abordarse  a nivel sistémico,  mejorar la capacidad de respuesta del gobierno en temas como el transporte, logística y seguridad.

¿Existe algún vínculo entre delincuencia y  desempleos?

Cuando tengamos una económica más dinámica,  que genere más empleos  productivos,  en esa medida,  la delincuencia va a bajar. La inseguridad es hermana de la inequidad, en la medida que hay más inequidad producto de un modelo  productivo que no se genere empleos sostenibles y competitivos, en esa misma medida habrá más delincuencia.