Legislación laboral en la República Dominicana

septiembre 21, 2012 0 Por admin

Legislación laboral en la República Dominicana (pt. I)

por: Guillermo Estévez

La verdad es que cuando el equipo de EL EMPLEO, me propuso que colaborara con esta iniciativa periodística, produciendo una sección fija sobre legislación laboral y todo lo relacionado con lo obrero-patronal, no dudé en lo más mínimo en darle el sí, ya que es una manera de pensar en voz alta, produciendo en el lector un encuentro articulado de aprendizaje para muchos crítico, para otros, reflexivo para unos tantos y por qué no decirlo, de confrontación de ideas y pensamientos, por lo que quisiera en esta primera entrega, de la que espero y deseo sean muchas más, augurarle el mayor de los éxitos y las gracias infinitas por haber pensado en mí.

En esta primera entrega, preparamos un recuento histórico de la legislación laboral en la República Dominicana, en la que destaco que el inicio de nuestra civilización estuvo regido por cacicazgos, una especie de monarquía taina que gozaba del control político económico y religioso de sus súbditos.

Esta comunidad primitiva vivía de la caza, la pesca y la agricultura. Estas actividades de índole laboral, las ejercían mayormente, sin ninguna supervisión ni horarios; y no existía ningún tipo de retribución que no fuera el agradecimiento de sus familiares y amigos. En fin, no conocían de la explotación del hombre por el hombre, ni de la revolución industrial, ni nada que se le parezca.

El 12 de octubre de 1492, la delegación española encabezada por el almirante Cristóbal Colón llegó al nuevo continente; y con ésta llegó la minería, la industria agrícola, el hierro forjado, la pólvora, el yugo imperial y el esclavismo, estableciendo los denominados Repartimientos, Encomiendas y Corregimientos, siendo las dos primeras las más utilizadas. Los Repartimientos eran un sistema de adjudicación a los españoles de propiedad mixta de tierra e indios y Las Encomiendas consistían en la entrega a los colonos españoles de un determinado número de indígenas bajo pretextos económicos, religiosos y sociales.

Once años después, en 1503, y debido a los innumerables abusos hechos a los indígenas, la Corona Española les dió la libertad, estableciendo su condición de vasallos de los Reyes, sin embargo, esto no mejoró la condición del indígena en el aspecto laboral.

Lo que sí constituyó un hecho sin precedentes para la legislación laboral en América, fueron las Leyes de Indias editadas por primera vez en el 1690, bajo las órdenes de Su Majestad Carlos II de España.

Con cuatro tomos, y un total de ocho libros, esta edición con-templa temas tan relevantes en el ámbito laboral como: salarios justos, prohibición del pago en especies, jornada de ocho horas para los trabajos de construcción y siete para los trabajos en minas, descanso dominical, control del precio de los artículos de primera necesidad destinados a los obreros, indemnizaciones para los accidentes del trabajo, reglamentación del trabajo de las mujeres, infantes y las vacaciones.