Al observar los programas de estudios de centros de nuestro país, nos damos cuenta que cada día se ofrece más de lo mismo: capacitando a personas en las mismas áreas y con los mismos temas desactualizados del mercado.

Si tomamos un pensum de alguna universidad observas que es una copia de una copia, que muchas veces se ve hasta en blanco, sino, materias que no tienen que ver con la realidad de  la carrera o desfasados del avance que experimenta esa profesión en otros países con o un poco más de desarrollo que República Dominicana.

En ese caso, podemos realizar una comparación con el tema de que en Estados Unidos, un título de un profesional universitario del país no es válido y ese tiempo de estudios fue una causa perdida y la persona se ve obligada a trabajar en tiendas o áreas que nada que ver con su carrera anhelada y elegida.

Consideramos que ya es un tema urgente que se sumen nuevas carreras o especializaciones más acordes con el desarrollo mundial. Y no tan solo eso, profesores sumamente capacitados para ello, porque de nada vale una excelente carrera de nombre si no se reciben los conocimientos necesarios.

Apoyamos las acciones de diversos sectores y organizaciones que han realizado foros, desayunos y actividades planteando problemas y soluciones sobre este tópico. Sin embargo, falta muchísimo más y esto debe concretizarse.

Una idea para empezar, sería que si el Gobierno realiza negociaciones con empresas internacionales o está en proceso de ello, debe iniciar una capacitación previa de esas áreas para que al momento de su instalación ya haya capital humano disponible y capacitado para ello. Es una forma de abrirse caminos hacia la proyección de Recursos Humanos internacionales y reducir más la brecha de desempleo.

Es una forma de que las universidades y centros de capacitación dejen de abarrotarse de profesionales soñadores que al terminar sus carreras, están en casa en espera del empleo soñado o de jóvenes que elijen carreras porque están de moda o “porque no les queda de otra”.

Una forma de que el país se ensanche en el conocimiento moderno y amplíe su cartera de profesionales preparados para cualquier mercado internacional.