Este tiempo es propicio disminuir las deudas de tarjeta de crédito, para empezar a ahorrar entre un 50% a 70% del salario de Navidad, el cual debemos destinar para emergencias o para pagar la escolaridad de los hijos.

En estos días, la mayoría de las personas están pendientes a la fecha esperando que llegue diciembre para que en sus lugares de trabajo les entreguen el salario de Navidad.

Esta es una espera que se vuelve más larga y desesperante cada día, porque los empleados ven este “regalo” como la salvación para salir de las deudas que acumularon durante todo el año.

El salario de Navidad, llamado por muchos “doble sueldo” o “salario trece”, es uno de los derechos del trabajador dominicano y en el cual, según el artículo 219 de la Ley 1692 del Código del Trabajo, “el empleador está obligado a pagar al trabajador el salario de Navidad, consistente en la duodécima parte del sueldo ordinario devengado por el trabajador en el año calendario”.

Este derecho debe ser entregado a los empleados dominicanos más tardar el día 20 de diciembre, y el trabajador que no haya prestado servicios durante el año completo tiene que recibirlo en proporción al tiempo trabajado durante el año.

A pesar de esta entrada “milagrosa”, los gastos en diciembre se duplican, porque las personas no saben cómo manejar el dinero y éste es mal gastado, mal administrado y las oblige ciones monetarias se duplican o siguen intactas al iniciar el nuevo año.

En tal sentido, la economista Jacqueline Mora cita algunas recomendaciones a este medio, a fin de que sus lectores aprendan a priorizar los gastos destinados para fin de año.

Destacó que este tiempo es propicio para poner al día las deudas (sobre todo las bancarias y los alquileres en atraso), ya que eso ayuda a mejorar el historial crediticio, a asegurar el acceso al crédito en el futuro y evitar problemas legales.

Señaló que se deben aportar pagos extraordinarios a las deudas con mayor tasa de interés. Por ejemplo, es aconsejable disminuir las deudas de tarjeta de crédito o las deudas que se tienen con prestamistas informales a tasas de interés muy altas.

Manifestó que, si es posible, debemos ahorrar entre un 50% a 70% del salario de Navidad, ya que nos puede servir para emergencias, para inicial de inversiones (personales o de nuevos negocios), o para pagos de la escolaridad de los hijos.

Además, si es necesario, hacerse chequeos médicos preventivos y tratamientos odontológicos, que a veces a mitad de año no alcanza el presupuesto familiar.

“Invertir en la salud es de suma importancia, para garantizar que seguimos en condiciones de trabajar el próximo año”, expresó Mora.

Destacó que aunque se debe ser muy precavido con las inversiones en nuevos negocios, si ya se tiene algún negocio bien analizado en mente, aprovechar para terminar las inversiones pendientes.

Finalmente, pero no menos importante, es revisar los vehículos y hacer las reparaciones necesarias en el hogar para evitar futuros incovenientes.

OTRAS RECOMENDACIONES

La economista Jacqueline Mora afirma que de manera regular es aconsejable ahorrar cada mes entre un 10% a 30% del ingreso (cuando es posible). Dicho ahorro debe tener varios fines:

  Ahorrar para la educación futura de los hijos.
  Aportar el inicial de una propiedad.
  El inicial para un cambio de vehículo.
  Hacer mejoras a las propiedades actuales.
  Eventos no planificados (como enfermedades).
Por Kathia Hernández