La economía informal influye en la baja calidad de los puestos de trabajo y los riesgos que pueden sufrir sus colaboradores

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el trabajo decente como aquel que sintetiza las aspiraciones de la persona durante su vida laboral.

El trabajo decente, según la OIT, significa la oportunidad de acceder a un empleo   productivo que genere costo justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias.

La OIT también resalta que ofrece mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen de las decisiones que afectan su vida y la igualdad de oportunidades y trato para todos.

 

La economía informal VS el trabajo decente

El estudio “Microfinanzas para el Trabajo Decente” de la OIT, señala que los emprendedores en la economía informal y sus empleados en esos negocios, usualmente están expuestos a condiciones de trabajo difíciles y peligrosas. Las herramientas utilizadas para identificar, prevenir y corregir tales condiciones en la economía formal generalmente no se aplican a las empresas no registradas que proliferan en muchas economías emergentes. Consecuentemente, se requieren enfoques alternativos. Pero ¿cómo se puede llegar a estas empresas e influenciar sus condiciones?

Este análisis explica que hoy día se ofrecen a millones de micro empresas créditos y préstamos para iniciar un negocio y si bien “el microcrédito es una intervención importante pero insuficiente”.

Esto se debe a que a pesar de que el microcrédito puede solucionar la creación de negocio, mantenerlo es más complicado aún, por ello, miles de microempresas caen en ofrecer ofertas no dignas para sus colaboradores y evitan el pago de impuestos.

El estudio resalta que si bien el acceso a microcréditos ha aumentado claramente, las investigaciones han encontrado poca a nula evidencia de efectos sobre el bienestar de los prestatarios. Además, cuando se detectan casos de aumento de autoempleo, el impacto en los negocios está en el margen intensivo (por ejemplo, inversiones en negocios existentes, hogares invirtiendo en más de un negocio al mismo tiempo) en lugar de en un margen extensivo, como podría ser una nueva empresa, lo que resulta en limitados efectos a nivel de empleo. Excepto por los negocios en la parte superior de la distribución de beneficios, el acceso a finanzas no parece traducirse en mayores beneficios.

Picture1La OIT destaca que entre los cientos de millones de micro y pequeños empresarios en el mundo en desarrollo una gran mayoría tiene dificultades para hacer crecer su negocio. La facilitación del crecimiento no depende únicamente del acceso a servicios financieros e inversiones. La evidencia acumulada sugiere que aún formaciones básicas, por ejemplo en simples prácticas de gestión o productividad pueden tener efectos positivos en el desempeño empresarial.

 

Entre las estrategias que define se deben afrontar se encuentran:

  • Seguridad y salud en el trabajo (SST): los resultados del estudio diagnóstico mostraron que muchos lugares de trabajo de los clientes no eran seguros o incluso eran peligrosos. Esta falta de seguridad no sólo provoca accidentes sino que también reduce la productividad, resultando en menores ingresos tanto para los emprendedores como para sus empleados.
  •  Iniciativa empresarial de la mujer: la evidencia respecto a las oportunidades para las mujeres y la equidad de género como resultado de los programas de microfinanzas es mixta. Hay instancias en las que se detectó que las mujeres lograron interactuar en mercados, aumentar sus habilidades y mejorar su posición intra-marital en el hogar. Sin embargo, también hay ejemplos en los que las mujeres fueron utilizadas para obtener un préstamo sin poder decir mucho o controlar su uso.
  • Creación de empleo: una de las críticas más frecuentes a las microfinanzas es que no puede crear puestos de trabajo. Es cierto, cambios en la demanda de empleo son particularmente difíciles de rastrear debido a la complejidad del cliente típico de microfinanzas y las sustituciones que ocurren entre el hogar y la empresa, como así también entre personal remunerado y no remunerado.

El estudio diagnóstico mostró que del total de los empleados de los clientes de la institución, el 87 por ciento eran trabajadores familiares y casi la totalidad de ellos no recibía ningún tipo de compensación (95 por ciento). Sólo 12 por ciento de los empleados eran asalariados.

 

¿Cómo puede la empresa promover el trabajo decente?

Sin duda alguna el trabajo decente es una ventaja para el empleador o emprendedor del negocio como sus colaboradores. Cuando una empresa es formal, se percibe mayor productividad y formalidad en los servicios que ofrece.

 

La OIT indica que para promover la formalización de una compañía se deben realizar los siguientes pasos:

  • Estado de registro
  • Pago de impuestos
  • Acceso a infraestructura de negocios, como electricidad
  • Información contable escrita
  • Cobertura de seguridad social para el emprendedor y sus empleados
  • Membresía en organizaciones profesionales