Por Roberto Nova

¿Qué es el éxito?
¿Te has preguntado qué significa realmente el éxito? ¿Cuál es el valor que tiene para ti? ¿Cuál es el tipo de éxito que estás intentando alcanzar, y cuál es el que deberías estar persiguiendo? A partir de ahí entonces surge la pregunta ¿Qué necesitas exactamente para lograrlo?

La mayoría de las personas confunde el éxito con posesiones, estatus y poder. Cuando en realidad el triunfo más importante debe ser mucho más profundo y significativo que ese. A continuación, te compartiré algunas claves que me han servido para entender lo que significa realmente ser exitoso, el valor que tiene, y los primeros pasos a dar para encaminarte en esa dirección.

El camino que nos lleva a la frustración
La mayoría de la gente se encuentra atrapada dentro de un paradigma del significado del éxito. Y por tal razón tiende a hacer grandes sacrificios por perseguir metas que al final son superficiales y no valen el esfuerzo. Por eso tanta gente termina alcanzando sus objetivos más anhelados y se sigue sintiendo vacía. Ese es el momento en el que las personas se percatan de que desperdiciaron su tiempo, energías y recursos en una travesía que creían que prometía felicidad y satisfacción al final del camino. Pero al darse cuenta de que no es así, terminan arrepentidas de quizás haber sacrificado tanto por algo que realmente no les llena por dentro. Entonces se preguntan ¿Esto es todo? ¿Para esto trabajé tanto? Por eso es tan importante aprender a determinar correctamente nuestro verdadero propósito existencial, el que nos va a llenar de gozo y sentido de plenitud, antes de emprender en un proyecto importante en cualquier área de nuestra vida. Una misión bien establecida, bajo nuestras propias condiciones es lo que le da sentido a nuestro tiempo en la tierra. Por el contrario, una misión superficial basada en complacer los estándares de otros, y no los nuestros, nos lleva a una inevitable frustración y arrepentimiento tarde o temprano.

El tamaño del logro no es lo que cuenta
Se dice que una proporción considerable de los primeros astronautas que llegaron a la luna, luego de volver a casa y a su rutina normal sufrieron una crisis existencial, que se manifestó en forma de ansiedad, depresión, adicciones, entre otras condiciones. Esto se debió a que, entre otras cosas, habían elevado tanto sus estándares de felicidad y realización, que les resultaba muy difícil encontrar valor en cosas de “menor importancia”. Imagina esto, estando entre sus 30 a 40 años de edad, y acabando de tener el logro más importante de su existencia, ¿qué esperanza tenían de volver a realizar algo tan emocionante y valioso en algún momento del resto de sus vidas? Esa era la pregunta que se hacían ¿Y ahora qué? Así que, aunque fue un logro muy significativo para la humanidad, es importante deducir qué realmente fue lo que representó para los miembros de la tripulación. A lo mejor reconocimiento, dinero, fama, sentido de aporte al mundo.

El logro fue grande, pero al mismo tiempo superficial para muchos de ellos porque carecía de sentido de continuidad, al no tener idea de qué harían en lo adelante. Habían elevado demasiado su estándar de éxito a algo que realmente no llenaba su existencia. Ya no podían sentir felicidad en las cosas sencillas de la vida. Así que por más grande que parezca ser una meta, si no está alineada con tu propósito vital no te va a satisfacer a largo plazo.

Para ilustrar mejor lo que quiero explicarte, a continuación, escucharás un extracto de una de mis conferencias de emprendimiento en la que expongo el carácter de una persona con un propósito claro, la diferencia entre los tipos de éxito, y cuál deberíamos perseguir.

En resumen, podríamos asegurar que es de gran importancia aprender a reducir nuestra necesidad de ser aceptados por los demás, no hacer caso a las críticas sin fundamento, y no buscar ser exitoso para impresionar a la gente ni para llenar estándares sociales, sino para realmente mejorar nuestra vida y la de todos aquellos que esté a nuestro alcance. ¿Y cómo hacemos eso? El primer paso es descubrir nuestro propósito, lograr entender para qué estamos vivos, cuál es el punto de nuestra existencia. Al hacerlo obviamente podremos estar seguros de cómo encaminarnos hacia el invaluable éxito existencial. Y el siguiente paso es apasionarte completamente con el proceso que te lleva a comenzar a vivir ese propósito de vida que te llenará de alegría y plenitud.

 

Puedes descargar este texto en Podcast dando clic aquí: http://www.biolegacyglobal.com/e360-e002/