El país, además de aumentar la cantidad de empleos, tiene el reto de contar con más recursos humanos bilingües

Por María Mercedes

Santo Domingo, D.N. La primera empresa de call centers que se instaló en el país fue a finales de la década de los años 80. Hoy, más de 30 mil dominicanos trabajan en estos centros de contactos; mientras que las autoridades estiman un crecimiento de un 80% para ese tipo de negocios en los próximos cinco años. No obstante, el mayor reto que tiene el país para continuar desarrollando este trabajo es la falta de personal bilingüe, lo que ha motivado que varias instituciones públicas y privadas desarrollen programas de enseñanza del idioma inglés por inmersión.

En la década del 2000, en el país se masificó este tipo de negocios, dada las facilidades que otorgaba el Estado dominicano a los inversionistas extranjeros. A partir de ese momento, el Centro de Exportación e Inversión (CEI-RD), proyectó que los call center podrían generar 250 mil empleos para el año 2014. Sin embargo, faltando sólo un año para esa meta, los call centers amparados bajo el régimen de zonas francas, sólo tienen 12,500 trabajadores, aunque el CEI- RD establece en 30 mil las plazas ocupadas, tras sumar los centros que operan como empresas privadas. Esto provocó que el CEI-RD reconsiderara la planificación anterior y que ahora proyecte 60 mil empleos para el año 2016, pero para los analistas el cumplimiento de esa meta continúa siendo una tarea difícil.

Retos y opiniones
Victtorio Dall´Omo, presidente de la Asociación de Contac Centers, afirma que en el país existe una deficiencia en el personal bilingüe, pero que si se logra minimizar esa dificultad el sector puede crear unos 100 mil empleos en la próxima década.“Consideró que formar personal calificado es un proceso lento con relación a la velocidad con que se producen los cambios en esta dinámica industrial”, afirmó Dall´Omo. Asimismo, el presidente del Clúster de Contact Centers, Erick Pérez Vega, coincidió en que la falta de recursos humanos calificados es la principal limitación del sector.