jennifer

Muchas veces hemos escuchado en nuestro entorno laboral sobre alguna lesión sufrida por no tener los pies con la protección debida y lamentablemente es así como muchos trabajadores se dan cuenta de la importancia de utilizar calzados de seguridad.

Los riesgos de lesiones pueden ocasionarse por varios factores:

Aplastamiento, atrapamiento, pinchazos

Para evitar lesiones en los pies por caída de materiales o piezas pesadas (aplastamiento) y/o atrapamiento, deben usarse zapatos o botas de protección con refuerzo de acero en la puntera. En los lugares en los que exista riesgo de sufrir lesiones por punción como consecuencia de la perforación de la suela por clavos, virutas, vidrios rotos, astillas, etc., es necesario utilizar plantillas flexibles de acero incorporadas a la misma suela, o simplemente introducidas en el Interior del calzado.

Salpicaduras de productos químicos

Si se trabaja con líquidos corrosivos o frente a riesgos químicos, se deberá usar calzados con suela de caucho, neopreno o cuero tratado.  La suela deberá estar unida al calzado por vulcanización y no cosida.

Riesgos eléctricos

 Cuando se trabaja con equipos o instalaciones eléctricas o en general, en lugares en los que existe riesgo de sufrir electrocución, el calzado de seguridad reviste especial importancia. En estos casos, el calzado deberá ser aislante; totalmente exento de componentes metálicos.

Quemaduras

Para realizar trabajos que exijan la manipulación de metales fundidos o de materiales a altas temperaturas, se empleará calzado fabricado con materiales aislantes del calor e ignífugos.  El trabajador no solo debe proteger sus pies contra el calor, sino que debe prestar atención a los peligros de aplastamiento, ya sean caidas de moldes, piezas pesadas, etc.).

Electricidad Estática

La electricidad estática se genera por frotamiento o puesta en contacto y separación de dos sustancias o materiales, o como consecuencia del movimiento de personas u objetos.

Las personas pueden cargarse electrostáticamente debido al roce con ciertos materiales o a la influencia de ciertos campos eléctricos. La ropa con una conductividad baja favorece el fenómeno y la proximidad de objetos cargados eléctricamente puede producir cargas estáticas sobre el cuerpo humano.

El efecto de las cargas estáticas sobre las personas no tiene más transcendencia que la molestia que se siente en el momento de saltar la chispa. El auténtico riesgo es el de incendio y/o explosión, que se presenta cuando en el ambiente existen polvos, gases o vapores inflamables o explosivos, que pueden ser activados por la chispa.

Según las normas de seguridad  EN ISO 20345 y EN ISO 20347 rigen hoy en día la certificación del calzado de seguridad y de trabajo. Sin embargo, es necesario saber que los productos certificados según las antiguas normas EN345 y EN347 siguen siendo validas en el mercado europeo.

EN ISO 20345 :

Especificaciones del calzado de seguridad de uso profesional. Esta norma define, en referencia a la norma EN ISO 20344, las exigencias fundamentales y adicionales (facultativas) del calzado de seguridad de uso profesional.
Dicho calzado contiene unos dispositivos para proteger al portador del mismo de las heridas que se derivan de accidentes que pudieran producirse en el entorno industrial para el que haya sido diseñado el calzado, que está equipado con una puntera de seguridad cuyo fin es proporcionar una protección frente a los choques de un nivel equivalente a 200 Julios.
EN ISO 20347:


Especificaciones del calzado de trabajo de uso profesional. Este calzado es diferente del calzado de seguridad, ya que no tiene punteras de protección frente a los choques y el aplastamiento.