alejandra

Llega San Valentín y el chocolate se supone que es el regalo perfecto. Veremos atiborradas las tiendas con bombones, brownies, caramelos y una gran variedad de golosinas donde la estrella principal es el “Chocolate”.

Se llama chocolate al producto final del procesado del “Cacao”. El árbol del cacao es originario de América, específicamente del área central con climas tropicales.

Cuando Hernán Cortés desembarcó en las Costas de Tabasco, México, fue recibido por el Emperador Moctezuma II, quien le ofreció una bebida llamada “tchocolatl”, que era un chocolate amargo líquido helado. Para los aztecas era delicioso y no tanto para los españoles, quienes terminaron acostumbrándose ya que no tenían otra bebida para consumir.

Esta bebida llega a Europa de la mano de España, y comienza a gustar, ya sea bebido espeso a la usanza española o batido con agua bien espumoso al estilo francés. Es a partir del siglo XIX cuando se comienza a degustar de manera sólida. A inicios del siglo XX aparecen las primeras elaboraciones confiteras de chocolate sólido creadas por maestros chocolateros suizos: bombones, pralinés, barras de chocolate.

Mitos y verdades sobre el chocolate

Mucho se ha dicho y escrito sobre el chocolate, que engorda, que agrava el acné y el dolor de cabeza, que estimula la actividad cerebral, que es un afrodisíaco, que pone de buen humor, que alivia el malestar pre-menstrual y que es bueno para el corazón. Muchos de estos mitos son verdaderos, otros son falsos y otros no lo son tanto.

El chocolate contiene porcentajes elevados de azúcar yde grasas. Se recomienda no abusar de él y consumirlo negro, ya que contiene menos calorías que el chocolate con leche. Media barrita de chocolate negro (28 gramos) equivale a 30 calorías.

No agrava el acné, ya que la grasa que contiene no se acumula en las glándulas sebáceas que son las que se encuentran en toda la piel.

Contiene estimulantes, como la cafeína y la teobromina, que elevan nuestros sentidos, ayudan a mantener el estado de alerta y de bienestar general y de reducir la tensión.

Con respecto a sus efectos afrodisíacos, los aztecas fueron los primeros en afirmar este mito. El chocolate es rico en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, sustancia que se relaciona con el placer y el humor; y contiene otra sustancia llamada feniletilamina, un estimulante relacionado con las anfetaminas y segregado cuando la gente se enamora. Pero las cantidades que contiene de ambas sustancias son mínimas como para generar algún efecto de este tipo. Aunque algunos mencionan que por la publicidad originada existe un componente psicológico que podría generar un efecto afrodisíaco.

El chocolate es un alimento que posee muchas virtudes, con la moderación adecuada puede disfrutar del placer de comerlo sin dañar el organismo y sin sentirse culpable por todos los chocolatitos recibidos como sinónimo de amor y amistad

La receta

Fruta bañada en chocolate según Ferrán Adriá

Fundir el chocolate (se puede adquirir en los supermercados, ya sea en barra o en chispas), con el microondas a potencia máxima y removiendo cada 30 segundos para que no se queme, en un recipiente lo suficientemente alto como para bañar la fruta.

Sumergir la fruta en el chocolate fundido y, al sacarla, dejar escurrir el exceso de chocolate. Es un plato ideal para fresas, pero también se puede hacer con cerezas, guineo y mango.

Poner en un plato, y si se quiere se puede rebozar con almendras laminadas, piñones u otros frutos secos.

Dejar enfriar en nevera 10 minutos hasta que el chocolate quede crujiente.