Por Kathia Hernández

“Donde hay una empresa de éxito alguien tomó alguna vez una decisión valiente”.

Esta frase del abogado y tratadista austríaco, Peter Ferdinand Drucker, define un poco, aunque de forma aérea, cómo una empresa o institución es competitiva y emprendedora sin importar la competencia y los obstáculos que se presenten.

Los expertos en materia laboral señalan algunas de las características que convierten a las empresas competitivas y provocan que se destaquen en la sociedad y el mundo de los negocios.

1. Motiva a sus empleados: La motivación es considerada un estado íntimo que activa, dirige y mantiene la conducta.

Según los especialistas, cuando una empresa motiva a sus empleados haciéndolos sentir valiosos sin importar su puesto o cargo, el personal comienza a considerase parte de la misma y se interesa por su éxito, aportando ideas creativas e innovadoras a la compañía.

2. Cree en la innovación: Los expertos explican que una empresa no puede cerrarse en la antigüedad.

El encargado, director o presidente siempre debe de innovar y mejorar las prácticas, tanto tecnológicas como de relaciones humanas.

El mismo debe de analizar todo el proceso que realiza la empresa y estudiar qué pueden reparar, acorde a los tiempos, para el bien de la compañía.

3. Es una figura líder: Según los especialistas, cuando una compañía influye en cada una de las personas que forman parte de ella, hace que el equipo trabaje con entusiasmo, logrando las metas y objetivos.

Para James Hunter, autor de la obra “La Paradoja” y experto en temas de liderazgo, el líder es aquel que no obliga, si no que hace que las personas hagan lo que quiere sin ellas darse cuenta.

4. Comparte el conocimiento: Los empresarios no deben limitarse a compartir sus conocimientos. Cuando usted da a conocer lo que sabe a los demás es admirado y respetado.

5. Es realista: Una empresa competitiva siempre sabe en qué posición se encuentra y, a partir de dicha información, toma las medidas pertinentes para que surjan los cambios.