downloadRECOMENDACIONES 

No pensar en el futuro y dejar la planificación para mañana, es una actitud que cobra cuentas más tarde

Por Rocío García

Santo Domingo

El ahorrar es esencial para la correcta salud de nuestras finanzas, incluso en tiempos de crisis y de dificultades financieras, por eso es necesario  establecer tácticas  que constituyan una reserva para el futuro.

Con el ahorro se puede prever la autosuficiencia económica para conformar un capital, que por pequeño que sea, cubrirá compromisos futuros, cuando se habla de la necesidad de ahorrar.

Es fácil buscar excusas de porqué no es posible y, especialmente en tiempos difíciles. Dan Ariely, profesor de economía en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Estados Unidos, plantea algunas de las trampas psicológicas en la que tanto se ven atrapadas las personas:

Lo barato sale caro

Ariely dice que optar por la opción más “barata” no siempre será la elección de mejor calidad a la hora de hacer una inversión o una compra importante, más que en el precio  hay que ver  las características  del producto que satisface la necesidades por lo que debe ser comprado y que resista el uso que planeas dársele.

Indica que cuando se habla de oportunidad no se refiere solo al valor de un objeto. Si la opción barata pero de calidad dudosa es la única que se puede adquirir en el momento, quizás sea hora de reevaluar prioridades.

El profesor asegura que la palabra gratis más que un atractivo, debería ser una advertencia. “Las aplicaciones  o beneficios gratuitos que son ofertados como complementarios debe advertir a que hay grandes posibilidades de que al obtener el producto o aceptar el servicio se pagará por algo de lo que muchas veces no se estará seguro”.

No todas las ofertas se aprovechan

Los supermercados  son sinónimo del destino de los ahorros fallidos ya que al no realizarse una compra con planificación premeditada, con frecuencia se gasta más de lo necesario en productos que no se llegan a utilizar.

“La prisa, la falta de tiempo o la simple comodidad pueden suponer que hacer la compra a veces salga muy caro. A pesar de las ofertas, tarjetas de clientes y cupones descuento, aunque haya rebajas en cientos de artículos y productos, si no se planifica bien se gastará mucho más de lo necesario”, expresó el experto.

Ariely señala que comprar algo que no hace falta o adquirir un artículo de más  para aprovechar la oferta es una trampa clásica. No siempre “más por menos” es menos. Antes de comprar algo en oferta hay que estar seguro de que realmente es imprescindible y de que el producto es de calidad.

Ahorrar después

Finalmente, el profesor dice que fracasar en realizar planes efectivos de ahorro o inversión es una trampa aunque no parezca ser tal cosa. “Vivir en el momento puede que resulte en una vida más plena (en el momento) pero no pensar en el futuro y dejar la planificación para mañana es una actitud que cobra cuentas mas tardes”.

 

Consejos para ahorrar

Uno de los principales consejos para ahorrar que ofrecen los expertos, es diferenciar entre antojos y necesidades. Las necesidades son artículos que son imprescindibles para su sostenimiento tales como un techo, alimentos, ropa y transporte. Los antojos son cosas que lo hacen destacar o que posiblemente mejoran nuestra vida familiar.

También se debe fijar metas de ahorros realistas y  alcanzables. Los expertos sugieren que ahorre un 10%  de sus ingresos. Es una buena meta, pero no se rinda si no es capaz de ahorrar tanto. Establecer el hábito del ahorro y ahorrar de manera consistente es mejor que ahorrar una suma grande sólo una vez. Empiece con una cantidad que usted sabe que puede ahorrar de manera consistente.

Establezca una cuenta de ahorros separada usando el depósito automático. Si mezcla sus ahorros con su cuenta corriente regular, con seguridad sacará dinero de sus ahorros y nunca volverá a reponerlos. Si es posible, haga que su empleador o el empleador de su pareja deduzcan una cantidad fija de su sueldo en cada período de pago y deposítelo automáticamente en su cuenta de ahorros.

Reduzca la dependencia en la deuda. Disminuir la deuda es una manera eficaz de liberar más dinero para ahorrar. Cuando se disminuye la dependencia en la deuda, probablemente comenzará a comprar menos, y su deuda total empezará a hacerse más pequeña.

Además de debe poner por escrito sus metas de ahorro. Esto puede tener un poderoso impacto en cambiar su conducta. Hace que sus metas sean más reales y concretas. Apunte sus METAS a corto, mediano y largo plazo, junto con la cantidad de tiempo que tiene proyectado para lograrlas. Asegúrese que las metas sean realizables y realistas, y revíselas con regularidad.

Y por último, desarrolle un presupuesto que incluya ahorros. Incluya ahorros mensuales en su presupuesto. Si no presupuesta sus ahorros, probablemente no ahorrará. Establezca ahorros para emergencias así como para metas a corto y largo plazo.