Por Angel Lockward Cruz

Vamos a ver si alguna vez has dicho en voz alta: ¨Yo no me siento que quiero estar aquí trabajando¨ solo para mirar a los lados y avergonzarte de decirlo en voz alta…. ¿No lo has hecho? Dime la verdad…. Solo tienes que mover la cabeza (no lo voy a ver de cualquier forma) SI te ha pasado y admites para tus adentros este artículo es para ti.

Si usted tiene más de 40 años y trabaja más de 25 horas de trabajo a la semana podría estar afectando tu inteligencia, según un estudio publicado en febrero por investigadores del Instituto de Melbourne de Económica Aplicada e Investigación Social en Australia.

Las pruebas de lectura, de patrones y de la memoria del equipo fueron llevado a cabo en más de 6.000 trabajadores mayores de 40 años, para ver cómo el número de horas que trabaja cada semana afecta a la capacidad cognitiva de una persona.

Trabajar 25 horas al (a tiempo parcial o tres días a la semana) semana fue la cantidad óptima de tiempo dedicado al trabajo a la semana para el funcionamiento cognitivo equilibrado, mientras que si se trabaja más fue directamente en detrimento de la agilidad del cerebro, tanto para hombres y mujeres, según el estudio.

Cuando hablamos de trabajo no es hablar de béisbol o política, chismear sobre los novios, subir fotos en Facebook o beber café en la cocina. Jugar domino es un excelente ejercicio de memoria, solo que el alcohol que lo acompaña afecta el intelecto. Es trabajo de verdad.

«El trabajo logra estimular la actividad cerebral y puede ayudar a mantener las funciones cognitivas de los trabajadores de edad avanzada, bajo la hipótesis de que si no se usa se pierde» dijo el investigador principal, Colin McKenzie, un profesor de economía en la Universidad de Keio, en Tokio.
Pero, al mismo tiempo, los excesos de horas de trabajo pueden causar fatiga y el estrés físico y / o psicológico, lo que potencialmente daña el funcionamiento cognitivo «.

¿Por qué es los 40 años el punto de inflexión para la mente?

Según el estudio nuestra «inteligencia fluida», que es lo bien que procesamos la información, comienza a descender alrededor de los 20 años y la «inteligencia cristalizada», o la capacidad de utilizar las habilidades, el conocimiento y la experiencia comienza a disminuir después de 30 años de edad. A los 40 años, la mayoría de las personas obtienen peores resultados en pruebas de memoria, reconocimiento de patrones y ejercicios de agilidad mental.

Dado que muchos países ya han aumentado sus edades de jubilación, lo que retrasa el momento cuando las personas son elegibles para comenzar a recibir los pagos de pensiones, los últimos hallazgos sobre la fatiga cognitiva son importantes.

«El trabajo puede ser una espada de doble filo, ya que puede estimular la actividad cerebral, pero al mismo tiempo, largas horas de trabajo y ciertos tipos de tareas puede causar fatiga y el estrés que potencialmente dañan la cognición»

La ciencia detrás de ello

Los resultados sugieren que, aunque la economía puede obligarnos a trabajar mucho más tiempo que en las generaciones anteriores, biológica y emocionalmente nuestra mente no puede estar diseñada para el estrés y la repetición de trabajo de nueve a cinco, cinco días a la semana cuando tenemos más de 40.

  • El factor sueño

El sueño también juega un papel en ser capaz de soportar una semana completa de trabajo. Hasta hace poco tiempo, unos altos rendimientos a menudo se enorgullecían de conseguir dormir muy poco. Más de siete horas de sueño se recomienda una noche para personas mayores de 26 años

Aprendizaje y la memoria dependen del sueño y la recreación, según Karl Ericsson, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Florida. La investigación de McKenzie no es diferente a Ericsson.
«Un sueño reparador es fundamental mantener los altos niveles de rendimiento», dijo Ericsson.

  • No todo el mundo es igual

La investigación de Ericsson también es compatible con la premisa de que la semana de 40 horas no es óptima para un alto rendimiento. La investigación de Ericsson, sin embargo, no es sobre la edad específica, sino que se ve en el número total de horas óptimas por día, cada semana, para un alto rendimiento. Nunca son más de 5 horas.

  • La necesidad de trabajar

Esto se ve muy bien, sin embargo, para discutir cuánto mejor estaríamos si trabajamos menos de una semana de 40 horas en una oficina, pero para muchas personas que necesitan los ingresos para sobrevivir, no es una opción financiera viable. Muchas personas de más de 40 años también no sueñan con una semana de menos de 40 horas, dada la opción, como dicen que les da un estímulo necesario, especialmente en trabajos de oficina donde la gente piensa que se valora en ausencia.

La clave, al parecer es tener la flexibilidad. El estrés de su trabajo es manejable, dijo, ayudado por la aceptación bastante generalizada en el sector que los empleados deben salir de la oficina a las 6 de la tarde mientras dediquen sus horas de trabajo en algo realmente productivo.