La misión primordial de esta entidad es garantizar la aplicación de las leyes tributarias, y a la vez brindar un servicio de calidad a los contribuyentes.

graficaenti

Por María Mercedes

Ahora más que nunca –con la entrada en vigencia de las nuevas cargas impositivas, no pasa un día sin que un amigo, familiar o compañero de trabajo nos comente que debe buscar información o hacer algún trámite en la Dirección General de Impuestos (DGII).

Pero, ¿Qué son los impuestos? ¿Por qué debemos pagarlos? Los impuestos son obligaciones personales establecidas por una ley, cuyo cumplimiento no origina una retribución directa a favor del contribuyente por parte del Estado; sino que de una forma u otra recae en beneficio común para el pueblo.

El cobro de las tributaciones se remonta a los tiempos de la colonia, pero la existencia en el país de un organismo administrador y colector de tributos y tasas internas tiene su origen en 1935, con la creación del Departamento de Rentas Internas, dependiente de la Secretaría de Estado de Tesoro y Crédito Público, como se denominaba en aquel entonces al Ministerio de Hacienda.

Un poco más adelante, la promulgación de la Ley 16697, fusiona las antiguas Direcciones Generales de Rentas Internas e Impuestos Sobre la Renta.

Según la Memoria de Gestión Institucional 2004 2012, realizada por el Departamento de Estudios Económicos; la Gerencia de Planificación Estratégica y el Departamento de Relaciones Públicas en el período 2004 al 2008, se origina un acontecimiento importante en la institución con la aprobación de la Ley 22706, que otorga personalidad jurídica y autonomía a la Dirección General de Impuestos Internos, lo cual ha sido el motivador de todo el proceso de cambio organizacional de la DGII.

Esto significa que sobre los hombros de esta institución recae la misión de garantizar la aplicación de las leyes tributarias, y de brindar un servicio a los contribuyentes que facilita el cumplimiento de sus obligaciones.

Como ente recaudador la DGII pasó de representar el 48% de los ingresos del Estado durante el 2004, a recaudar el 74% del total de los ingresos percibidos en el 2011, convirtiéndose en el organismo con el mayor incremento de recaudo año tras año.

Es decir que esta entidad ha experimentado un crecimiento anual promedio de un 22.5% en la recaudación interna.

El crecimiento en los niveles de recaudación se atribuye a diferentes variables: el nivel de eficiencia de la Administración Tributaria y sus procesos, el fortalecimiento del control fiscal, la modernización de los procesos tributarios, el incremento del universo de contribuyentes y a la incorporación de nuevas tecnologías para el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales.

Educación Tributaria

Para el 2006, la DGII planteó como uno de sus objetivos estratégicos “crear mecanismos eficientes de información al contribuyente y a la sociedad en general”, creando el Departamento de Educación Tributaria y Coordinación de Servicios, con el fin de continuar la promoción de una conciencia tributaria en los actuales y futuros contribuyentes.

Hasta marzo de 2012, habían realizado 29 charlas y talleres dirigidos a asociaciones empresariales, gremios profesionales, microempresarios y asociaciones de PYMES, a través de las cuales se capacitaron 2,983 contribuyentes.

Como parte de esta capacitación, en el 2010, se incluyeron charlas y talleres a universitarios y precontribuyentes son impartidas por facilitadores del Programa Retribuye, conformado por especialistas y técnicos capacitados de la DGII.

Sus funciones

Recaudar el impuesto sobre la renta proveniente de toda actividad con fines de lucro. Trabajar la aplicación de las leyes referentes a los impuestos sobre sucesiones, donaciones y al ITBIS. Aplicar las normas para la presentación de las declaraciones juradas y pago de cuentas de los tributarios. Instruir sobre los registros que deberán llevar los responsables del pago de impuesto y sobre sus deberes formales. Practicar inspecciones en locales de cualquier clase que no estén exclusivamente dedicados al domicilio particular del contribuyente. Imponer sanciones que serán aplicadas conforme a las normas y procedimientos establecidos. Atender las solicitudes de reconsideraciones de los contribuyentes cuando éstos no estuvieren de acuerdo con la determinación de algún impuesto. Determinar y percibir el impuesto sobre la base de las declaraciones juradas de los contribuyentes. Administrar el Impuesto sobre la Transferencia de Bienes Industrializados y Servicios (ITBIS). Determinar y percibir el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.