Otilio Sánchez
@Ot1Sanchez; @RayitAbajoRD
os.montero@gmail.com

En conmemoración al Día Internacional de la Niñez, dedicaré esta Columna al Principio XI, el Libro IV, Titulo II del Código de Trabajo Dominicano (CTD) Sobre el Trabajo de los Menores de Edad, comprendido desde el artículo 244 al 254.
El Principio XI establece que los menores no pueden ser empleados en servicios que no sean apropiados a su edad, estado o condición o que les impida recibir la instrucción escolar obligatoria, a raíz de este principio nace el Título II del IV libro del CTD, dicho Titulo establece las normas para que un menor de edad pueda laborar y los derechos que se le reconoce.
A los menores de edad se les reconocen todos los derechos laborales al igual que a un adulto (Art.244), dependiendo de la edad, se les permite realizar algunas actividades laborales, como es el caso de los menores de 14 años de edad, los cuales pueden trabajar en espectáculos públicos, radio, televisión, entre otros, siempre y cuando cuenten con la autorización de sus padres o tutores, del Ministerio de Trabajo(MT) y sean estudiantes en escuelas de arte; otro aspecto es que solo los menores de 14 a 16, pueden laborar en este tipo de actividad hasta las 12:00 de la noche, con previa autorización. (Art.245 y Art.250)
En relación a otras actividades, ningún menor puede trabajar de noche, a excepción de que este realice trabajos en empresas familiares en las que solamente estén empleados los padres y sus hijos, pero bajo ninguna circunstancia la jornada de trabajo de un menor de edad podrá exceder las 6 horas. (Art.246 y 247).
Está prohibido que los menores de edad los empleen en negocios ambulantes (sin autorización previa del MT), en negocios de expendio de bebidas embriagantes, y lugares peligrosos o insalubres, para este último el MT dispone de la Resolución 54/2005, la cual establece cuáles son dichos lugares y las excepciones donde los menores entre 16 y 18 años de edad pueden laborar con previo entrenamiento. (Art.249, 251, 252 y 253).
Para las excepciones establecidas en la Res.54/2005, el menor deberá de cumplir con lo dispuesto en el Art. 248, donde está obligado a acreditar su aptitud física ante el Ministerio de Trabajo y también con lo dispuesto en el Art. 254, el cual obliga al empleador a crear las facilidades adecuadas y compatibles para que el menor pueda cumplir con su programa de estudio, debido a que siempre se persigue el bienestar superior del Menor de Edad.