Por Otilio Sánchez

otilioLa historia laboral de la Republica Dominicana, siempre ha estado marcada por la discriminación, por lo que el gobierno ha ido adoptando medidas para combatirla, en la actualidad tanto el Código de trabajo como la Constitución Dominicana prohíben la discriminación laboral.

Empezando por el Código de trabajo, en su Principio VII especifica que esta prohibida cualquier discriminación, exclusión o preferencia basada en motivos de sexo, edad, raza, color, ascendencia nacional, origen social, opinión pública, militancia sindical o creencias religiosas, mientras que a su vez la excepción de que si dichas distinciones, exclusiones o preferencias son basadas en las calificaciones exigidas para un empleo determinado no están comprendidas dentro de dichas prohibiciones.

Por otro lado la Carta Magna, en su artículo 62 numeral 5) Sobre el Derecho al Trabajo, protege más al trabajador de lo que lo protege el código de trabajo, amparando incluso en el proceso de acceso al trabajo o en otras palabras en el proceso de contratación.

La Rep. Dom. Siempre ha contado con el apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) desde que es miembro a partir del 1924, aunque su ingreso no tuvo consecuencias inmediatas, hasta la fecha la Rep. Dominicana ha ratificado 26 convenios adoptados por la conferencia internacional del trabajo, dentro de los cuales está el Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación), de 1958, No. III, de la O.I.T., aprobado mediante la Resolución No. 274, del 1º de junio de 1964, Gaceta Oficial No. 8864.

Dicho convenio especifica en su Art. 1, literal a) establece los mismo que el código de trabajo y la constitución; mientras que el su literal b) le da la potestad al estado miembro de establecer o especificar cualquier otra distinción, exclusión o preferencia que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo, pero antes debe de realizar una previa consulta con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores, y con otros organismos apropiados.

Finalizando cabe agregar que en el mencionado artículo 1ro en su numeral 3  protege  de discriminación el acceso a medios de formación profesional, la admisión al empleo, las diversas ocupaciones y las condiciones de trabajo.