diego

“No llegamos por lo que tenemos, sino por lo que somos”.

Diego A. Sosa Sosa

 

En ocasiones queremos algo… realmente lo deseamos.  Llegar a ello nos puede resultar fácil o difícil, pero en muy pocas ocasiones llegaremos por casualidad.  La realidad es que necesitaremos un método para conseguir lo que nos incentiva.

En mi libro ¡Alcanza la Cumbre!, describo cómo en mi ascenso a los 3,085 metros del Pico Duarte en la Rep. Dominicana pude ver que llegar a ese objetivo era diferente para cada persona.

Por muchos años tenía en mente lograr esa hazaña, sin embargo, nunca la mística montaña me haló y me hizo llegar a ella, mucho menos vino a mí.  Entonces, Diego tenía que ir a la montaña.

Convertí mi deseo en un propósito y lo puse fijamente en mis planes, para de inmediato ejecutarlos y así alcanzar el objetivo planteado.  Con ese paso, logré pasar del deseo a la acción, ya mi propósito se había convertido en un objetivo.  Lo llevé a la categoría de anhelo y de inmediato lo que había comenzado como deseo ya era una pasión.

En el libro detallo cómo se hace para desarrollar todo el proceso de llevar cualquier deseo o sueño a una realidad, cómo no esperar que la suerte llegue a uno, sino que hay que tomar el control de las acciones para llegar a cualquier cima que nos propongamos.

El prepararme con anticipación me permitió demostrar que el objetivo no era alcanzar la cima, sino hacer el camino.  Por esto disfruté de cada paso; no les digo que no fueron dolorosos, sino que los disfruté.

Los árboles emanaban olores que me impregnaron de naturaleza, las aves cantaban a mi paso, y muchas veces me hicieron un desfile de modas para deleitarme con sus bellos colores.  Los colibríes me impresionaban con sus acrobacias aéreas, mientras el viento besaba mi piel acalorada.  El camino es el objetivo, la cima era sólo un obstáculo a saltar en mi trayecto.

¿Cómo no disfrutar del camino si eso es lo que decidí hacer?  Veo tanta gente pasar sus días infelices por no saber lo que quieren, mientras otros destruyen su calidad de vida por perseguir una supuesta felicidad basada en el dinero o en el éxito, sin darse cuenta que la felicidad es simplemente el camino emprendido.

Llegar a una cima no lo es todo, pero para arribar tendremos que trabajar en ello… no llegaremos por casualidad.  Convierta en propósito su deseo, llévelo a la condición de anhelo, haga su plan para alcanzarlo y comience a ejecutar ese plan.  Un mejor trabajo no vendrá a usted, así como no se le acercará la buena suerte, todo es una combinación de sus tres partes principales:  Mente, cuerpo y alma.

Trabajar un mes para obtener un salario es una maravillosa opción de mejorar la calidad de vida. ¿Es su vida en el trabajo realmente vida?

Obtener la paga no debería ser el principal objetivo de trabajar, pienso que vivir cada día, inclusive las horas de trabajo, es lo que llamaría darle calidad a nuestra vida.