Picture4En nuestro código laboral por principio se reconoce como un derecho el respeto a la integridad física, el respeto a la intimidad y a la dignidad personal.

Es seguro que  no todos hemos oído decir a alguien en nuestro ambiente laboral que han sido víctima de Mobbing o acoso en el trabajo, pero seguro que han oído decir a alguien que le han saboteado un ascenso, la frase más común “No le caigo bien a mi jefe” el acoso o el psicoterror laboral es  más propenso a darse desde posiciones de poder o control sobre alguien, en sentido vertical descendiente, sobre todo cuando la persona en posición de poder se siente intimidado por el talento o las capacidades potenciales de los individuos en las organizaciones.

Los síntomas más comunes del Mobbing, es un desgaste, desanimo, depresión, miedo a perder el empleo un stress psicológico que a veces no pueden ser diagnosticado por los médicos. Lo increíble de estos casos que las veces que se dan, los hostigadores no se dan cuanta el daño colateral que pueden causar en sus víctimas, o lo que es peor ignoran el delito de una manera inconsciente de hechos que pueden ser penalizados por ley poniendo en riesgo la organización o empresa.

Técnicamente su definición conocido comúnmente a través del término ingles Mobbing: ‘asediar’, ‘acosar’, ‘acorralar en grupo’,[] es tanto la acción de un hostigador u hostigadores conducente a producir miedo, terror, desprecio o desánimo en el trabajador afectado hacia su trabajo, como el efecto o la enfermedad que produce en el trabajador. Esta persona o grupo de personas reciben una violencia psicológica injustificada a través de actos negativos y hostiles dentro o fuera del trabajo, de sus compañeros («acoso horizontal», entre iguales), de sus subalternos (en sentido vertical ascendente) o de sus superiores (en sentido vertical descendente, también llamado bossing, del inglés boss, jefe). Dicha violencia psicológica se produce de forma sistemática y recurrente durante un tiempo prolongado, a lo largo de semanas, meses e incluso años, y a la misma en ocasiones se añaden «accidentes fortuitos» y hasta agresiones físicas, en los casos más graves. Una situación de acoso muy prolongada en el tiempo, además de enfermedades o problemas psicológicos, puede desembocar, en situaciones extremas, en el suicidio de la víctima, (Wikipedia).

Las organizaciones donde los empleados no están seguros del ambiente de trabajo, o donde no hay organización ni estructura bien definidas son los ambientes más propensos a darse de todo tipo de situaciones inciertas incluyendo el mobbing, algunos especialistas describen estas empresas como “organizaciones tóxicas”  las califican de este modo porque simplemente trabajar en ellas resulta nocivo para la salud de la mayoría de sus miembros; estas organizaciones  se caracterizan porque tienen un liderazgo toxico. Un jefe tóxico es aquel que usa el poder para fines personales que no produce eficacia ni ventajas en la organización y por el contrario causa inmensa destrucción a su alrededor.

Las últimas encuestas arrojan que el 80 % de los profesionales ven su organización  y a su líder de la misma manera.

El experto en Mobbing Iñaki Piñuel identifica algunas de las tantas  acciones del acoso según las  experiencias de víctimas;

  • Mi superior se niega a comunicar, hablar o reunirse conmigo.
  •  Me ignoran, me excluyen, o me hacen el vacío, fingen no verme, no me devuelven el saludo, o me hacen «invisible» .
  • Me chillan o gritan, o elevan la voz con vistas a intimidarme.
  •  Me interrumpen constantemente impidiendo expresarme.
  • Prohíben a mis compañeros o colegas hablar conmigo.
  • Inventan y difunden rumores y calumnias acerca de mí de manera malintencionada.
  • Minusvaloran y echan por tierra mi trabajo sistemáticamente no importa lo que haga.

 

Si usted se considera una víctima de este tipo de acciones o conoce a alguien que está siendo víctima, dígale que busque ayuda, si no la encuentra, usted debería considerar cambiar de ambiente laboral.