En los últimos meses el Gobierno de República Dominicana ha anunciado una serie de proyectos, que al parecer y según informan, generarán miles de empleos en distintas zonas del país. Los cuales, si se suman, obtendríamos un total de 15,870 plazas de trabajo.

A pesar de que las zonas capitalinas, Santo Domingo y Distrito Nacional, continúan a la cabeza en estos nuevos proyectos, nos alegramos de que se haya considerado la provincia Azua, en el que se desarrollará un proyecto turístico.

Es sumamente importante que se tomen en cuenta pueblos y provincias lejanas para la creación de proyectos que generen empleos, ya que de esta forma se evita la inmigración de personas de campo a la ciudad, como también se produce una reactivación y dinamización de la economía nacional.

Asimismo genera un desarrollo en cada una de las provincias y éstas pueden explotar los recursos que tienen a su favor.

¿Y qué decir de la educación? Al momento en que se generan empleos en zonas limitadas económicamente, muchos ciudadanos querrán prepararse académicamente para progresar y obtener mejores beneficios laborales y personales.

Esperamos que estos planes si puedan hacerse realidad y que se creen más industrias, empresas o zonas francas que intensifiquen y fortalezcan el mercado laboral dominicano.