Desde hace más de 25 años, Jaime González se desenvuelve en la construcción como ingeniero civil, más el área no lo alejó de la lucha en favor de los derechos de los trabajadores dominicanos y la igualdad entre los sectores. Es autor del primer libro de seguridad laboral en Centroamérica y el Caribe, titulado “Seguridad y Salud Laboral para las Empresas en Construcción”.

¿Cuál es la situación laboral de nuestro país?

La República Dominicana está en una franca decadencia en el sistema laboral. Actualmente las empresas dominicanas están resultando menos competitivas en el ámbito internacional, ya que tenemos un Código Laboral que data de hace unos 20 años y, el país en el cual se consensuó dicho Código ya no es el de ahora. Algunos requerimientos y artículos que tiene esta Ley no favorecen ni el emprendurismo, ni la inversión, tanto la nacional como la extranjera.

La normativa laboral del país no ha sido modificada ni revisada desde el 1992, ¿Por qué, cree qué hay intereses de por medio?

Yo creo que los sectores laborales tienen algún tipo de temor en enfocar el tema, quizás porque entienden que hay otras cosas por debajo que nosotros queremos que se realice, pero de cara al país, hemos hecho algunas modificaciones sólo en 28 artículos, el Código Laboral tiene más de 700. No es una reforma laboral integral que se está solicitando, sino sencillamente adaptarnos un poco a los nuevos tiempos y hacer algunas modificaciones, que entendemos, van a favorecer a que haya mayor empleo e inversión en el país.

Nosotros tenemos lo que se llama el pasivo laboral muy alto comparado con otros países. En naciones como Centroamérica, que son nuestra competencia inmediata, esos pasivos laborales apenas andan alrededor del 35% o 45% , es decir, que ciertamente tenemos una desventaja competitiva a nivel de la incidencia salarial de las empresas, entonces creo que el trabajador no toca el tema, ya que entiende que hay unos derechos adquiridos que no se pueden violar y nosotros en ningún momento hemos propiciado la eliminación de los derechos adquiridos como vacaciones, pre aviso y salario de navidad, bajo ninguna circunstancia a esos temas nosotros le hemos puesto la mano ni pretendemos ponerle la mano, pero sí en el tema de la cesantía, donde básicamente tenemos unas ideas al respecto, tampoco es eliminarla del todo sino limitarla con el tiempo.

¿Cuáles son las violaciones más vistas al Código de Trabajo por parte de las empresas, instituciones o empleadores?

Nosotros lo que hemos visto es que el Código Laboral Dominicano es permisible; primero la conciliación no existe, no hay una conciliación real donde te puedas poner de acuerdo con el trabajador y pactar entre las partes qué monto finalmente le debe corresponder al empleado, estos temas se realizan a través de un tribunal, lo que significa abogados y técnicos en la materia, generando un costo a ambos, entonces pierde el trabajador y el empleador. Nosotros estamos solicitando que estos procesos se hagan por el Ministerio de Trabajo, como se hacían antes, y así habrá más facilidades para ambas partes.

Esta acción conlleva a que muchos abogados inescrupulosos estén utilizando el Código Laboral para comprar casos y así engañar a los trabajadores y los empleadores. En este país hay empleados que venden los casos por montos ridículos y realizan demandas al empleador, muchas veces por sumas millonarias, y ese empleado ni siquiera sabe que eso está pasando con su antiguo jefe.

Todo esto ha creado una seguridad jurídica débil donde las empresas internacionales tienen miedo de invertir en República Domini

cana porque el Código Laboral no los favorece. Pero, con un Código al que no se le pone la mano desde hace 20 y pico de años, debemos de preguntamos ¿qué es lo que queremos nosotros como país?

¿Cuáles son los artículos del Código Laboral RD perjudican a los trabajadores?

Nosotros hemos hecho una matriz de puntos donde el todo el sector empleador ha puesto su granito de arena. Hace unos años se trabajó en esta matriz con la intención de que se pudiera exponer sobre puntos del Código que deben tomarse en cuenta, entre ellos está el artículo 539.

También dentro del Código Laboral está la ley 16 92, sobre la cesantía y el pre aviso, que provoca que la carga social que genera un trabajador de la República Dominicana sea muy alta, es decir, un trabajador que recibe RD$100 de salario para el empleador significan RD$165, un 65% más del salario, lo que convierte al país menos competitivo.

En algunos sectores existe la percepción de que RD está frente a una recuperación económica, en otros no, ¿cuál es su posición al respecto?

La economía en República Dominicana, si bien es cierto ha tenido un crecimiento económico, el mismo no se ha manejado de forma horizontal, de manera de que todos los sectores en todo el ámbito nacional, ya sea en el empresarial y laboral, puedan obtener beneficios. Realmente, hay sectores que se han beneficiado mucho más que otros, y eso es significado de un crecimiento desigual, lo que ha creado que haya una inconformidad en la clase media y media baja, que han sido los más afectados en estos últimos años. Ese crecimiento que se ha venido desarrollando ha absorbido a la clase media, porque es, sin duda, la clase que paga la mayor cantidad de impuestos.

¿Cómo nota el crecimiento de la producción de bienes y servicios?

Los bienes y servicios son los sectores económicos donde se ha visto el mayor crecimiento en los últimos años. En un país donde hay rubros que han crecido apenas un 1%, este ha crecido en un 20%, pero hay un desbalance y un crecimiento económico desequilibrado. Esto se debe, reiteramos, por que hay sectores que han salido muy favorecidos, mientras otros están muy perjudicados.

Le preocupa que la población dominicana se dirija al sector informal, ¿Por qué?

Por supuesto, un país donde prevalece el trabajo informal va a carecer de recursos para ser sostenible. La informalidad no paga impuesto, no paga Seguridad Social, entonces lo que se crea es una competencia desleal, y esos aspectos ni benefician al Estado, ni a los trabajadores, ya que no están incluidos dentro de la protección social. Tampoco, beneficia al empresariado porque va creando una competencia desleal.

¿Qué debe hacer el Gobierno para erradicar el crecimiento del sector informal?

¡Es fácil, las empresas están ahí! Sencillamente, el Estado debe comenzar a procurar todas esas empresas informales, a ubicarlas y exigirles que se incluyan en la formalidad con todos los gastos que eso conlleva. Ciertamente, muchas empresas se van a la informalidad por la cantidad de trabas que encuentran, y eso provoca un aumento de este sector en el país.

¿Cuál es su opinión sobre el salario mínimo en nuestro país?

Realmente hay muchas quejas sobre el salario mínimo en nuestro país, sin embargo, comparados con otros países no somos los peores. Nosotros estamos por encima de la media de los países del área, pero la diferencia está en que el Estado no le proporciona a nuestros trabajadores los derechos fundamentales del ser humano, como son la educación, el transporte, una energía eléctrica más económica… Por lo tanto, genera un costo adicional que, obviamente, proyecta una percepción de salario aún más deprimente.

¿Qué opina usted sobre la calidad del empleo en RD?

La calidad del empleo en República Dominicana incluye muchas cosas e implica un salario adecuado. Si el Estado no me facilita los derechos más fundamentales del ser humano, entonces se deprime mi salario, por lo tanto mi calidad de empleo no va a hacer adecuada. Aquí hay una falta de trabajos técnicos, las universidades se han dado la tarea de tirar muchos profesionales a la calle, muchos de los cuales no llegan ni siquiera a técnicos, pero quieren ganar como profesionales. La situación, entonces, está creando un vacío en el medio de las áreas técnicas dentro de las propias áreas profesionales.

 

Las empresas internacionales tienen miedo de invertir en República Dominicana porque el Código Laboral no las favorece.“

PERFIL PERSONAL

Nombre completo: Jaime Oscar González Hernández.

Preparación académica: Ingeniero civil desde hace 25 años. Egresado de la Universidad Pedro Henríquez Ureña (UNPHU), donde también realizó post grados y maestrías. Desarrolló especialidades en Administrac ión de la Construcción, Gerencia y Seguridad Industrial.

Color favorito: El naranja.

Libro que más le ha impactado: La Biblia.

Lugar más hermoso de RD: Bahía de las Águilas y L a guna Rincón.

Su mayor sueño: “Ver a mis hijos ser personas e m prendedoras y con identidad propia.”

D e bilidad: “Mis hijos.”

V a lor más importante: La honestidad.

I n t egración familiar: Su esposa y cuatro hijos.

Lo que más le gusta de su carrera: “Es muy dinámica, tanto en el horario como en la práctica.”

Tradición navideña favorita: Los angelitos.

Lo que hará para esperar el año: “Irme con mi familia completa en un bus alquilado a un resort del Este. Allá estaremos todos reunidos, cada integrante, y esperaremos el Año Nuevo en un lugar tranquilo, a p a r tado y fuera de la rutina y la ciudad.”

Significado de familia: “La familia es la base de la tranquilidad y el sustento del ser humano.”

 

CONOCE A COPARDOM

“Apoyamos la creación y permanencia de empresas, la conservación y promoción de empleo, el aumento de la productividad, la educación y la formación técnico profesional.”

El presidente de la Confederación Patronal de República Dominicana (Copardom), Jaime González, explicó que esta entidad es el sindicato del sector empresarial más antiguo del país.

Manifestó su función es ser el brazo derecho del sector empleador en los temas socio laborales, convenios, diálogos tripartitos y sociales.

Resaltó que Copardom es el canal entre las empresas y los temas laborales, especializados en temas de riesgos, salud y seguridad laboral y exenciones.

La visión de esta entidad es ser la organización de empleadores que representa los legítimos intereses de los empleadores del país en la totalidad de los aspectos vinculados a las relaciones socio laborales.

González destacó que la actividad empresarial debe desarrollarse en armonía con los intereses de la Nación y por ellos están comprometidos con la defensa del patrimonio natural, cultural y social dominicano.

Resaltó que las relaciones de los empleadores entre sí y con los trabajadores son de alto valor estratégico, por lo que están comprometidos a promover una Nueva Cultura Laboral que viabilice la necesaria armonía que respalde la concertación y la unidad de esfuerzos entre sus organizaciones.

Manifestó que en calidad de sindicato de empleadores Copardom representa a sus afiliados en los distintos organismos tripartitos: Organización Internacional del Trabajo (OIT), Organización Internacional de Empleadores (OIE), Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS), Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), Comisión Nacional de Salarios, Consejo Consultivo del Trabajo, entre otros