FORO

Tres panelistas coinciden en que hay que modificar el Código Laboral y mejorar la productividad y competitividad

 

Por Kathia Hernández

 

Rolando Guzmán, Guarocuya Féliz, Isidoro Santana y Celso Marranzini.
Rolando Guzmán, Guarocuya Féliz, Isidoro Santana y Celso Marranzini.

Santo Domingo. El mercado de trabajo de República Dominicana no se ha conceptualizado como un mercado y el mismo es se ha convertido en un reto para el país.

El empleo es precario y de muy poca calidad, presenta deficiencias, por lo que necesita una atención diferente y se le debe actualizar el Código de Trabajo dominicano.

Estas perspectivas fueron planteadas por Guarocuya Félix, director de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII); Celso Marranzini, presidente de Multiquímica, y el economista, Isodoro Santana, en el I foro “Los ejes de la Competitividad Dominicana” que realizó la Cámara Americana de Comercio (AmchamDR) en el Hotel Jaragua.

El panel, que estuvo moderado por el rector del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), Rolando Guzmán, se basó en el mercado laboral con el tema “Empleo y salario en República Dominicana: ¿necesitamos una reforma laboral?

Ante esta interrogante los panelistas recalcaron que la Ley Laboral de República Dominicana debe modernizarse, ya que la que está vigente y con la que se están realizando todos los procesos, fue creada en un una época en la que la productividad y el crecimiento del país no era el mismo.

“El código laboral actual no corresponde con la globalización y en esos tiempos el clima laboral no era el mismo y existía baja competitividad”, expresó Marranzini.

El presidente de Multiquímica explicó que ya en el año 2009, con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC), se ejecutó un entorno internacional desafiante y se debe adecuar el Código Laboral, tanto a favor de los trabajadores como de los empleadores.

“Hay que realizar también una revisión profunda. No es que esté en contra de los trabajadores, claro que no, pero a veces el Código es muy flexible y hay muchos que inventan historias y mienten y el empleador debe pagar muchísimo dinero, porque no se realizan las averiguaciones necesarias”, manifestó Marranzini.

Mientras que el director general de la DGII explicó que el mercado laboral del país es un mercado que discrimina en todos los sentidos y debe transformarse ese aspecto.

Recalcó que debe mejorarse el tema de la productividad, que es lo que mejora el salario real y el Código Laboral es muy rígido.

En ese mismo orden, Marranzini explicó que  “no le estamos prestando la atención debida a la pérdida de empleo”, ya que, según estadísticas, el sector industrial perdió 48,000 empleos mientras que en el sector informal se generaron 60,000 puestos de trabajo.

Opinó que el salario mínimo del país, RD$11,462.00, es un tema al que hay que prestarle atención, ya que es preocupante y alarmante. Porque una familia no puede mantenerse con esa cantidad de dinero.

Por otro lado el economista, Isidoro Santana, planteó que hay que aumentar la productividad para mejorar la situación del  mercado laboral del país.

“Hay que crear políticas laborales que se apliquen. La economía no generará empleos de calidad, porque República Dominicana tiene problemas de competitividad”, manifestó Santana.

Los panelistas coincidieron en que la educación también es primordial, ya que los niveles bajos de educación es lo que provoca que haya que contratar profesionales de otros países.