ESTUDIO

Aunque parezca increíble las notas no influyen en un 100% en la elección de candidatos

 

Por Rocio García

 

Santo Domingo. Hoy día las buenas notas ya no son suficientes para insertarse en el mercado laboral, según señala un estudio que recoge la opinión de expertos sobre el tema.

Untitled-1Según el número dos de recursos humanos del gigante tecnológico Google, el rumano Laszlo Bock, el expediente académico “ha dejado de importar” y no hay correlación entre las notas obtenidas y el posterior rendimiento profesional.

De acuerdo a este ejecutivo, como mucho, los buenos registros académicos sirven “para encontrar el primer empleo”, algo que en cualquier caso puede tener una gran trascendencia futura.

Mientras que catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid, Antonio Cabrales, dice que ese primer empleo “condiciona el resto de tu trayectoria profesional”. Es decir, el currículum aún importa.

Una experiencia que llama mucho la atención es la de un grupo de graduados en Derecho del California, Estados Unidos, quienes hace unos meses demandaron a sus universidades por haberles creado falsas expectaivas laborales.

A pesar de haber invertido en sus estudios decenas de miles de euros, estos jóvenes no lograban encontrar un empleo.

De acuerdo a Tony Wagner, experto en educación de la Universidad de Harvard, en EEUU, el destino para muchos graduados universitarios, tanto allí como en otros muchos países, es dedicarse a doblar ropa en los grandes almacenes. “Incluso nuestras mejores escuelas están fracasando a la hora de preparar a los estudiantes para el siglo XXI”.

En tanto, la autora de The smartest kids in the world (Los niños más inteligentes en el mundo), Amanda Ripley, sostiene que enseñar a pensar es la clave del éxito en el futuro, aunque cree que muy pocos países lo están logrando.

Otros, como Juan José Dolado, coautor de “Propuestas para la reforma de la Universidad española”, señalan que lo que sucede es que el currículum ya no es solo el expediente académico, sino el conjunto de habilidades y experiencias adquiridas.

Mientras que en «How to get a graduate job in a recession» (Cómo lograr un trabajo cualificado en una recesión), Tanya de Grunwald, autora también de un blog de consejos útiles para integrarse en la vida laboral, dice que es necesario un cambio en la planificación del propio devenir laboral.

“La carrera profesional no es algo que exista con independencia de otros factores. En un mundo que cambia tan rápido social, política, tecnológica y económicamente, una carrera que se planee con 21 años se quedará pronto obsoleta”, sostiene la escritora.

La clave para no quedarse fuera de ese sistema pasa, según el profesor Dolado, por la “versatilidad” del profesional. “Uno tiene que tener unos conocimientos generales cada vez más amplios que permitan adquirir con más facilidad las competencias de otros campos profesionales”, señala.