Las nuevas disposiciones buscan facilitar el crédito y dinamizar la economía

Por Kathia Hernández torre_BC12

Santo Domingo. D.N. La Junta Monetaria dispuso flexibilizar  los requerimientos regulatorios para la evaluación y otorgamiento del crédito hacia los menores deudores, incluyendo las pequeñas y medianas empresas (Pymes) del país.

Con estas modificaciones a la Segunda Resolución del 21 de marzo de 2013, las autoridades monetarias y financieras intentan que los Menores Deudores Comerciales, cuya deuda consolidada no exceda del monto de RD$25 millones, independientemente de quien sea el beneficiario del crédito,  sean clasificados por el historial de pago o por  el retraso de sus cuotas.

Estas nuevas disposiciones adoptadas por este organismo buscan contribuir a ampliar y facilitar el acceso al crédito a los menores deudores, incluyendo las pequeñas y medianas empresas (Pymes), sin tomar en consideración el volumen de ventas, criterio que estaba incluido de manera implícita en la Resolución modificada y que a partir de esta medida no sería considerado para fines de evaluación.

Estas medidas, que entran en vigencia de inmediato, en adición a las implementadas a mediado del presente mes, consistente en la liberación de RD$20,000 millones del encaje legal para ser canalizados a préstamos a favor de los sectores manufacturero, agropecuario, financiamiento de viviendas, mediana y pequeña empresa, comercio y consumo, a tasa fija de hasta un 9% anual y plazo de 6 años.

Según la Junta Monetaria este estas disposiciones contribuirán para  que se produzca  un efecto de arrastre hacia la baja de las tasas de interés, en beneficio de todos los deudores, así como la profundización de la dinámica que desde ya se está observando en las diferentes actividades económicas del país.

Además, con esta modificación, se permite que otros sectores de la economía tengan acceso a financiamientos  en condiciones más favorables,  con el propósito de aumentar  la canalización del crédito bancario al sector privado e impulsar el crecimiento de las actividades productivas y la generación de empleos.

Esta decisión que fue tomada el pasado jueves 23 de mayo, da respuesta al sentir de diversos e importantes gremios de comerciantes, industriales, constructores de viviendas, empresarios del sector agropecuario, entre otros, así como los principales directivos y funcionarios de las instituciones financieras, que solicitaban que se extendiera la flexibilización del Reglamento de Evaluación de Activos hacia otros sectores demandantes de crédito.