Picture5Constantemente en el argot de las empresas, manifestamos las necesidades de la disponibilidad de verdaderos líderes que dirijan eficazmente las diferentes áreas de trabajo.

Sin embargo, lograr que una persona sea un líder no ocurre por arte de magia.  Nuestra sociedad se sigue fundamentando cada vez más en la información y el conocimiento.

El aprendizaje continuo y la permanente actualización de los conocimientos, constituyen factores importantes para el éxito.  Por lo que la formación  estratégica de los líderes, se traduce en la clave para obtener resultados verdaderamente productivos, tangibles y medibles en las labores realizadas por cada persona en la empresa.

Un líder que asimila la nueva realidad económica, política y social que estamos viviendo en nuestro país. Será lo suficientemente creativo, para garantizar que el personal que está bajo su dirección, sea verdaderamente talentoso, calificado, productivo y rentable, para la organización y para nuestra nación.

La visión de un verdadero líder, debe saber observar las nuevas demandas, en cuanto a lo referente a los valores de nuestra sociedad y de la organización.  Además de las necesidades tecnológicas y formativas, para enfrentar los procesos de cambio, rompiendo las tradiciones, y sustituyéndola por soluciones, que condicionen el aprendizaje de una nueva organización.  Y de esta forma obtener resultados esperados y/o superiores a los establecidos por la empresa, en la gestión de su liderazgo.

Un programa de formación estratégica dirigido a los líderes corporativos, resaltara el talento de las personas para ejercer un liderazgo efectivo.  De manera tal, que desarrollara sus capacidades de compromiso y sus competencias conductuales y técnicas, para obtener resultados superiores en un entorno u organización determinada.

La gestión y formación del liderazgo talentoso, incluye un enfoque estratégico de dirección, cuyo objetivo es obtener la máxima creación del valor para el colaborador o empleado, para la organización, así como para el cliente de cualquier tipo de empresa competitiva.

Una de las claves transcendentales para formar líderes estratégicos es  gestionar facilitadores del talento. ¿Y que es un facilitador del talento?, simplemente, es aquel líder que sabe retener y motivar a su equipo de trabajo, bajo un modelo organizacional productivo, un sistema de dirección formalmente establecido y coherente y una cultura organizacional con un clima laboral estimulante.

Entre las otras claves para obtener resultados productivos en la formación estratégica de los niveles de liderazgo, está la planificación de la capacitación de los líderes, basada en políticas y detección de necesidades, que aseguren mediante su evaluación, el verdadero retorno de la inversión y mejora continua, mediante el desarrollo de sus  programas efectivos.

Otra clave primordial para la formación de los líderes, lo es la visualización de sus fortalezas y debilidades determinadas mediante un sistema eficaz de evaluación del desempeño de los mismos y sus descripciones de puestos.

En resumen y en definitiva, el plan de formación de los líderes para que sea estratégico, debe cumplir con las siguientes claves, como por ejemplo: estar basado en políticas, programas, metas, objetivos, detección de necesidades de capacitación, presupuestos, acciones, calendarios de actuación y  sistemas de evaluación de la capacitación; midiendo al mismo tiempo la rentabilidad, eficacia y gestión del plan mismo.