Con frecuencia, la tecnología obliga a los empleados a trabar simultáneamente en dos o más tareas complementarias y a responder consultas de inmediato.  No obstante, “el empleado que hace muchas cosas a la vez las hace mal”, asegura Clifford Nass, director del Laboratorio de Comunicación entre Seres Humanos y Sistemas de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos.

Según informes las personas “multitarea” tienden a agobiarse, se distraen fácilmente con estímulos irrelevantes y tienen problemas para reflexionar, por lo que pierden detalles importantes.

Nass recomienda: “Cuando empiece algo, dedíquese a eso y nada más a eso durante veinte minutos. Así ejercitará la capacidad de concentración y reflexión”.