Un diploma en inglés vale oro para los estudiantes latinos. Sobre todo, uno de postgrado.

BBC Mundo

Y esta valoración la han sabido detectar y, de paso, aprovechar, las universidades británicas.

Con presupuesto para investigación, desarrollo y estudiantes dispuestos a pagar el doble que sus pares europeos, América Latina se ha vuelto un mercado preferente para la oferta de educación británica.

Las universidades de Reino Unido están enviando a sus mejores representantes para captar el capital humano avanzado del continente latino.

Oxford, por ejemplo, organizó la visita de su rector, Andrew Hamilton, para «posicionar a Oxford en Brasil, fortalecer colaboraciones de investigación y fomentar las solicitudes de estudiantes talentosos», le explicó un vocero de la universidad a BBC Mundo.

Cambridge, por su parte, también considera a los estudiantes brasileros como prioritarios. Y si bien no ha enviado representantes directos, confiesa que está actualmente revisando su política de reclutamiento internacional.

Más que una cara bonita

Los departamentos internacionales de las principales universidades británicas se han dado cuenta de que en América Latina lo que más resulta es el cara a cara.

«Más allá de los correos electrónicos y los teléfonos, la gente en América Latina aprecia mucho ponerle cara al nombre, sentarse a conversar, cerrar tratos en persona», cuenta Neil Green, encargado de la unidad de reclutamiento internacional del University College de Londres (UCL), desde San Luis de Potosí en México, donde se encuentra por trabajo.

Esta universidad fue una de las pioneras en fijar sus ojos en el continente latino. En los seis años que lleva en el cargo, Green ha visitado diversos países, participado en ferias y ha sido invitado a dar charlas en distintas universidades de América Latina.

Todos los años visita al menos dos veces México, Chile, Colombia y Brasil. Y la estrategia parece haber sido exitosa. El número de estudiantes latinoamericanos de postgrado se duplicó en los últimos seis años, de 97 (2005-06) a 200 (2011-12).

En la London School of Economics (LSE) el número asciende a 267 durante el periodo 2011-12.»Anualmente organizamos visitas a distintas universidades de la región, junto con sesiones y presentaciones. Esto, además de optimizar nuestro tiempo y recursos, ofrece a nuestros futuros estudiantes un servicio más adaptado, a la medida», asegura Will Breare-Hal, director del departamento de reclutamiento internacional.

Actualmente, LSE está enfocada en los mercados de México Colombia, Perú, Argentina, Brasil y Chile, además de crecientes conversaciones con Ecuador.

De ella han salido importantes líderes políticos latinoamericanos, como el presidente colombiano, Juan Manuel Santos o el exlíder costarricense Óscar Arias.

Becas para los más talentosos

No es fácil ni barato cambiar Latinoamérica por Reino Unido. Partiendo por el costo de vida y siguiendo con los aranceles de las universidades.

Un estudiante de postgrado internacional –es decir, uno que no sea de la Unión Europea– paga entre dos y tres veces más que sus pares comunitarios.

Sin embargo, éste no ha sido un impedimento durante los últimos años ya que muchos de los gobiernos latinoamericanos han desarrollado becas de excelencia para estudios de postgrado e investigación. Es el caso de Conacyt en México, Becas Chile en Chile y Colfuturo en Colombia.

«Hoy existen varios programas de becas impulsados por los gobiernos para que estudiantes talentosos ganen experiencia en áreas de investigación y luego vuelvan a entregar sus conocimientos al país», explica Green. Esto ha fomentado diversos convenios con instituciones británicas.

De hecho, Reino Unido se volvió el principal destino de los becarios chilenos este año.

En el caso de Oxford, la universidad está especialmente interesada en reclutar estudiantes latinoamericanos para la maestría en Políticas Públicas de la nueva escuela de gobierno, Blavatnik. Ya en el primer grupo de 39 selectos estudiantes se cuentan dos mexicanos.