Mundo Insólito

asas

Sudáfrica. Un niño de ocho años se casó con una mujer de 61 años, porque “el fantasma de su antepasado muerto”, se lo pidió. El niño, Salene, asegura que sus antepasados le habían dicho que tenía que casarse, y su familia, temiendo las represalias del “más allá”, accedieron a la petición del pequeño.

Para realizar el matrimonio, tuvieron que pagar 500 libras a la novia (unos 580 euros), y 1000 más para la celebración (unos 1.100 euros), que organizaron en tan solo dos meses, según informa el diario Daily Mail.

Helen, la novia trabaja en un centro de reciclaje junto a la madre de Sanele. Es casada, tiene cinco hijos con edades comprendidas entre 37 y 27 años, también mostró su felicidad por esta “boda”.

El suceso ha provocado un gran revuelo en su comunidad, pero la familia del pequeño ha defendido la celebración de esta ceremonia, asegurando que se trata de un ritual y que no tiene carácter vinculante.

Fuente: ABC.es.