Los alumnos, docentes y las universidades inciden en las bajas calificaciones.

Por Kathia Hernández

Los estudiantes universitarios tienden a deprimirse o enojarse por las bajas calificaciones que les son reportadas al final de un periodo de clases, lo que genera insatisfacciones hacia los docentes y con el sistema del recinto universitario.

Asimismo, ocurre con los docentes, culpan a la universidad o a los estudiantes y el instituto culpa a los instructivos o a los alumnos.

Pero, ¿quién es responsable de estas calificaciones? Los tres, pues según un informe de Francisco Javier Tejedor y Ana García Valcárcel, representantes del Consejo Social de la Universidad de Salamanca, en España; los tres principales ejes que forman el campo universitario inciden en esta problemática mundial.

A la institución

Con relación a las universidades, Tejedor y García atribuyen el bajo rendimiento universitario a lo siguiente:

• Ausencia de objetivos claramente definidos.

• Falta de coordinación entre distintas materias.

• Sistemas de selección utilizados.

• Recursos para la docencia.

• Número de clases prácticas, de exámenes y trabajos.

• Masificación de las aulas.

Sugieren, entonces, que las universidades deben buscar estrategias para elevar el nivel de conocimientos de los alumnos previamente a su ingreso en la universidad, de forma especial en los estudios de ciencias.

Explican que se puede hacer un curso preparatorio con las asignaturas claves a fin de que los alumnos conozcan más a fondo la carrera que van a elegir.

Recomiendan necesario la coordinación de los planes de estudios para favorecer la comunicación entre el profesorado y los departamentos universitarios, favorecer las actividades culturales y de estudio, la creación de espacios de trabajo y facilitar los recursos necesarios para que los estudiantes encuentren un clima apropiado y estimulante para el trabajo académico.

A los alumnos

Determinaron que las razones generales con relación al estudiante son:

• Falta de preparación para acceder a estudios superiores o niveles de conocimientos no adecuados a las exigencias de la universidad.

• Desarrollo inadecuado de aptitudes específicas con el tipo de carrera elegida.

• Aspectos de actitud.

• Falta de métodos de estudio o técnicas de trabajo.

• Clima de clase.

• Falta de esfuerzo.

• Desinterés ante la perspectiva laboral.

• Dominio de las técnicas de estudio.

Por tanto, los expertos aconsejan potenciar los servicios de orientación al alumnado, tanto preuniversitarios como universitarios. Esto para mejorar sus técnicas y hábitos de estudio como sus actitudes de responsabilidad, esfuerzo y auto exigencia.

Los especialistas indican que se debe revalorizar la la tutoría como una actividad docente en la que el docente debe desempeñar tareas de orientación académica, de control, apoyo y seguimiento del aprendizaje,

Muestran que hay que propiciar una mayor exigencia al alumnado para llevar a cabo una asistencia regular a clases, y que se limite al máximo la ausencia sin causas justificadas.

También, desde el primer momento se debe clarificar al alumnado sobre las posibilidades laborales que les ofrecen las profesiones que eligieron; así como también una perspectiva estimulante, pero realista.

Los maestros

Los factores innatos de los profesores, según los expertos son:

• Deficiencias pedagógicas como escasa motivación de los estudiantes, falta de claridad expositiva, mal uso de los recursos didácticos e inadecuada evaluación.

• Excesiva exigencia.

• Falta de tratamiento individual a los estudiantes.

• Tipo de examen.

• Ausencia de mayor dedicación a las tareas docentes.

Por tales razones, Tejedor y García establecen que hay que tomar medidas orientadas al reconocimiento de las tareas docentes que estos lleven a cabo, que se impartan clases, actividades de puesta el día, preparación de material, la corrección de ejercicios y la organización de prácticas.

En tal sentido, exhortan potenciar la formación pedagógica del profesional, haciendo hincapié en la adquisición de estrategias y técnicas de motivación para trabajar con los estudiantes.