MOTIVACIÓN 

Premiar el desempeño ayuda a ampliar la satisfacción de  los colaboradores y a mejorar la productividad empresarial

 

Por Rocío García Duran

Santo Domingo

 

Las presiones del día a día, la competencia a nivel individual y profesional, entre otros factores, pueden alterar el estado emocional de los trabajadores, especialmmotivacionente si éstos no ven recompensados sus esfuerzos, lo que provoca que su motivación y productividad decaigan.

La motivación es un elemento fundamental para el éxito empresarial, ya que de ella depende, en gran medida, la conquista de los objetivos de la empresa.

Lo cierto es que todavía muchos sectores no se han percatado de la importancia de estos aspectos y siguen practicando una gestión que no toma en cuenta el factor humano. En ellos, ha empezado a darse un déficit de recursos cualificados y es por eso que las empresas están buscando formas de atraer y retener los recursos humanos.

El mercado de trabajo se ha transformado y en la actualidad la retribución ha dejado de ser el elemento principal a la hora de seleccionar un puesto de trabajo dejando paso a otras consideraciones como la flexibilidad, las medidas de conciliación, el desarrollo personal, entre otros. Estos elementos conforman el  salario emocional.

El salario emocional, por tanto, es dar a sus empleados una vida óptima, en donde las dinámicas laborales se combinen perfectamente con su tiempo libre,  así como las relaciones familiares y sociales.

Hoy día, el salario no es el elemento de mayor motivación para un empleado. Si es buen profesional, tendrá mayores posibilidades de encontrar una nueva empresa que le brinde más beneficios y le aporte la posibilidad de crecer.

Según Raúl Abad, consultor de marketing online de Abad Marketing, estos profesionales «son los que ni están motivados, ni se consideran lo suficientemente valorados. Motivar a un empleado tiene que ver con proveerle estímulos y condiciones necesarias para que adopte el comportamiento y desempeño profesional que se busca de él. Si bien es cierto que hay distintas técnicas para lograr este fin, existen pautas generales que deben seguirse”.

Entre las pautas mencionadas por Abad está el hecho de que el jefe o líder del área escuche al empleado, desarrolle una empatía a través de la retroalimentación y haga que los trabajadores se sientan piezas fundamentales para lograr cualquier objetivo que se proponga la empresa.

Debe también incentivarse las iniciativas que fomenten el trabajo en equipo. En ese sentido, Abad asegura que deben valorarse los aspectos positivos de los trabajadores, agradecer y elogiar las buenas acciones que realicen.

Sin embargo, muchos ejecutivos batallan con esta habilidad o no le dan la suficiente importancia, según señala Bill Flint, fundador de la empresa de consultoría Flint Strategic Partners.

“Comúnmente, los líderes se enfocan más en decirles a las personas cuándo hacen algo mal, en lugar de mostrar que reconocen su trabajo”, afirma el experto. Por esta razón, Flint comparte estas cinco formas en las que la empresa puede recompensar a sus empleados y mejorar su clima laboral:

Deténgase y hable con sus empleados

Pídale que le acompañen a su oficina o tómese unos minutos diarios para hablar con algunos de ellos y agradecerles por su buen trabajo. Puede sonar simple, agrega Flint, pero ese tipo de reconocimientos inesperados pueden motivar a muchas personas.

Señale los hechos y logros valiosos

Motive a los gerentes y trabajadores a que señalen a miembros de su equipo y colegas que están trabajando duro en un proyecto o que van más allá de sus descripciones laborales. Después, escríbales una nota de agradecimiento o dígaselo personalmente. Sea específico, recomienda Flint.

Dice que también se puede premiar el tipo de comportamiento que quiere que su personal adopte diciendo, por ejemplo, “Estoy muy impresionado por la forma en la que organizaste tu agenda y lograste terminar todo antes de una hora. Aprecio mucho esa clase de eficiencia”.

Recompense las buenas ideas

Los empleados que buscan formas de ahorrar dinero o mejorar las operaciones en la empresa son activos valiosos y deben ser reconocidos. Flint dice que si alguien en su organización hace una mejora, enviar un email a toda la empresa, además de demostrar apreciación cara a cara, servirá para que los demás empleados sepan que la innovación es valorada.

No olvide recompensar los fracasos productivos

El experto asegura que algunas veces las batallas mejor luchadas no resultan como se esperaba, pero también se merecen un reconocimiento. “Si los miembros de un equipo se esforzaron al máximo en un proyecto y no tuvieron éxito o perdieron ante un competidor, es importante señalar su esfuerzo. Probablemente se sentirán vencidos. Es su trabajo, como dueño de la compañía, decirles que su trabajo es apreciado y ayudarlos a ponerse nuevamente en el juego”, sugiere.

Reconoce la antigüedad

Por último, el consultor añade que cuando un empleado cumple los cinco o 10 años en una empresa, se debe hacer algo especial para reconocerlo. “Mantener a los buenos empleados es crítico para cualquier negocio que desee el éxito. Agradezca al empleado y dele un pequeño regalo o incentivo para demostrar que aprecia su lealtad”, recomienda.

Los expertos reconocen que es sumamente importante la posibilidad de rotación y cambio dentro de la compañía para que el empleado no se estanque y se aburra de las actividades que realiza.

De cumplirse algunas de estas características, hay grandes posibilidades de que los trabajadores no traten de buscar nuevos horizontes y prefieran quedarse en la compañía y ser aún más proactivos.