Nueva Jersey. Robert Darling, un hombre desempleado de 58 años oriundo de Nueva Jersey, camina hace 12 años, dos veces a la semana, por Nueva York, buscando alguna mujer que se quiera casar con él.

Para que lo ubiquen fácilmente, Darling lleva encima un cartel que aclara: ¨Busco mujer adinerada que se quiera casar conmigo¨, junto con su número de teléfono y su email.

Lamentablemente, Robert aún no tuvo mucho éxito en su búsqueda: la única mujer que lo llamó para tener una cita con él, fue una chica que, le confesó durante la cena, tenía una amiga que necesitaba casarse para conseguir la visa de residente en Estados Unidos.

Sin embargo, este peculiar desempleado se mantiene optimista, y cada vez que emprende una de sus caminatas, se dice a sí mismo que ese será el día en el que conocerá a la mujer de sus sueños.Picture7