Canada.
Lane Jensen decidió llevar al máximo el realismo en sus tatuajes. Pidió que a su tatuador que le implantara siliciona justo en la zona donde estaban tatuados los pechos de una sexy mujer. ¿Se preguntan para qué? La respuesta, para hacerlo aun más real.
El tatuador aceptó la petición y le implantantó silicona en el exuberante tatuaje que ya tenía en su pierna.
Dos semanas más tarde, Jensen tuvo que volver al estudio al abrirse la sutura.
“Había mucho líquido allí, empujé con suavidad y el implante salió disparado. La cirugía se realizó en condiciones ideales y se hizo un trabajo perfecto. Sólo es para demostrarles que los cuerpos de algunas personas no tolerarán objetos extraños”, dijo.