Nueve de cada diez empresas toman en cuenta la reputación on line de los candidatos para seleccionar un candidato

“Más del 80% de las empresas en España tienen presencia en redes sociales, y el 87% de los reclutadores las utilizan para descubrir talento. ¿Quieres ser visible para cualquiera de ellas? Usa las redes sociales, pero úsalas bien. Si no estás en ellas, no te pueden encontrar. Y si estás, pero no cuidas la imagen que ofreces, también estás perdiendo oportunidades”.

De esta forma lo plantea el Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo.com quien destaca que nueva de cada diez empresas tienen en cuenta la reputación on line de los candidatos a la hora de hacer una selección y el 28% de los profesionales de Recursos Humanos han rechazado a un candidato por su actividad en redes sociales.

En el Informe Redes Sociales y Mercado de Trabajo 2015 realizado por InfoEmpleo y Adecco, Guelbenzu resalta que el análisis de lo que cada uno vende de sí mismo en Internet se ha convertido en una huella muy valorada por los reclutadores y hoy más que nunca, potenciar y cuidar la marca personal 2.0 resulta imprescindible para aquellos que quieran acceder a más y mejores oportunidades laborales.

En ese mismo orden, Iria Vásquez, Directora de Servicio y Calidad de Adecco, expresa en este estudio que los jóvenes utilizan las redes y todos los recursos que el Internet pone a su alcance, con soltura y muchas empresas realizan sus búsquedas de empleo inicialmente a través de las redes.

“Por lo que contar con un perfil actualizado en una o más de ella es la clave para encontrar o cambiar de trabajo”, manifestó.

Vásquez informó que los candidatos no deben olvidar es que esta exposición pública de sí mismos es un arma de doble filo, ya que nada de lo que digan o hagan se quedará en el ámbito privado. Todo cuenta: desde la foto que publiquen, los comentarios que hagan o artículos que compartan.

Destacó que las empresas utilizan redes sociales no solo para la búsqueda de candidatos, sino para saber más de ellos, y una buena o mala utilización puede marcar la diferencia entre dos finalistas.