mesasJapón. A pedido de estudiantes que no quieren tener que sociabilizar durante la hora del almuerzo, las universidades de Kyoto y Kobe cambiaron las mesas clásicas por lo que llaman ¨asientos solitarios¨.


Estas nuevas mesas tienen divisores de 50 centímetros, aproximadamente, en el medio de las mismas, para evitar que la persona que sienta enfrente vea cuando el otro come o, Dios no lo permita, ¡trate de entablar una conversación!

Aunque en la mayoría de las culturas sentarse a almorzar con amigos es un buen momento para distenderse y pasarla bien, este no parece ser el caso de los estudiantes japoneses, que buscan exactamente lo contrario y no tienen tiempo de conversar sobre trivialidades. Uno de ellos explica que ¨cuando estoy apurado y no tengo mucho tiempo, los asientos solitarios son convenientes¨.