alejandralareceta

Es beneficiosa tanto para niños y adultos, aumentando nuestras defensas contra virus y gérmenes.

Pasó diciembre con su brisa fresca y comienzan los resfriados y las gripes, motivo por el cual nos inclinamos a consumir más vitamina C.

Esta vitamina es una súper vitamina, que conviene que la consumamos en cualquier época del año, ya que nos brinda innumerables beneficios con respecto a las enfermedades ayudando a prevenir el cáncer y trastornos cardíacos, previniendo la aparición de las cataratas oculares, aumentando nuestras defensas, permitiendo la absorción del Calcio y del hierro, interviniendo en la formación del colágeno que ayuda a que nuestros huesos, dientes y tejidos sean más sanos y nuestras heridas cicatricen más rápido. Es un gran antioxidante y un arma eficaz contra virus y todo tipo de gérmenes.

Es beneficiosa tanto para niños como adultos, y está presente en frutas y vegetales como: la guayaba, naranja, limón, mango, melón, piña, fresas, kiwi, pimiento rojo y verde, tomate, brócoli, espinaca y perejil. Para cubrir las recomendaciones basta con incluir en la dieta una ración de ensalada y una o dos frutas ricas en vita mina C.

Esta es una vitamina hidrosoluble, es decir que se disuelve en agua, y sumamente frágil ante el aire, la luz, el calor y los oxidantes, por eso, se recomienda consumir de inmediato los jugos cítricos, cocinar con poca agua los vegetales, evitar el uso de bicarbonato en la cocción de vegetales para resaltar los colores, evitar el uso de cacerolas de cobre, no pelar las frutas con antelación.